Crema de col y remolacha

De entre el abanico de verduras que existen hay tres que son especialmente nutritivas: la cebolla, la col y la remolacha. Cada una tiene su personalidad y sus propiedades, por eso seguramente se complementan perfectamente en esta crema de verduras que te traigo hoy: una combinación sorprendente para una crema pero te aseguro que es deliciosa y muy muy reconfortante los días de frío. Además, por su color, levanta el ánimo y las pasiones 🙂  No en balde la remolacha se considera un afrodisíaco natural, una auténtica “viagra” que nos da la Naturaleza!

La cebolla o repollo es una verdura excepcional: en crudo es una verdura picante pero cuando la cocinamos se convierte en confitura, una confitura natural que nos proporciona la base perfecta para cualquier guiso, estofado, crema o sopa. Por eso, si me dieran a escoger una verdura, una sola, entre todas las que existen, probablemente escogería la cebolla. El 90 % de una cebolla es agua y el 10% una concentración impresionante de nutrientes, incluyendo aceites esenciales, vitaminas del grupo B, E y C, minerales y oligoelementos como potasio, magnesio, fósforo, calcio, sodio o el azufre, aminoácidos esenciales y fibra. Gracias a esta concentración de nutrientes, las cebollas son antialérgicas, antihistamínicas, anti-inflamatorias y antioxidantes. Y si quieres saber sobre la cebolla escucha aquí la sección de nutrición del programa de radio “Salud, Dinero y Humor”, del 5 de mayo de 2017, en el que hablé de esta extraordinaria verdura.

La col es una hortaliza de la familia de las crucíferas. Todas las verduras nos protegen del cáncer, pero la col en particular, así que es más que recomendable consumirla un par de veces por semana. Además es diurética, antidiarréica y antiinflamatoria. Va muy bien en caso de úlcera de estomágo o duodeno. Es antibronquial, cuida el sistema cardiovascular y va muy bien en casos de hipertiroidismo. Aporta vitamina C y muchos minerales, entre ellos el potasio. Mucha gente me dice que no le gusta la col por su sabor azufrado pero cocinada a fuego lento, con tapa, durante un buen rato se convierte en una verdura dulce  deliciosa. Es cuestión de un poco de paciencia…

La remolacha es una hortaliza cuyo hermoso color entre granate y morado ya nos indica las increíbles propiedades que tiene, además de un excelente sabor. De hecho, la raiz de la remolacha se la conoce como la verdura del corazón: levanta el ánimo (y la libido), cuida el sistema cardiovascular y ayuda a generar sangre (por lo que es excelente en caso de anemia). Además ayuda a reducir la presión arterial y el colesterol y como es muy rica también en calcio a combatir la osteoporosis. Además es desintoxicante y como su color indica está llena de antioxidantes (tanto la raiz como las hojas, que son parecidas a las de las acelgas, que también se comen). Introduce la remolacha en tu dieta y “comerás color” como dice el Dr. Karmelo Bizkarra, un sabio al que, por cierto, admiro profundamente.

¡Menudo equipo forman estas tres verduras! Y una forma deliciosa de aprovechar sus beneficios es en esta crema, un plato ideal para el otoño y las épocas de frío.

RECETA

Crema de col y remolacha

Una combinación sorprendente para levantar el ánimo los días de frío

Raciones: 4
Tiempo de preparación: 30 minutos

INGREDIENTES
  • 2 cebollas
  • 2 remolachas (si son pequeñas)
  • 2 boles de col blanca cortada en juliana
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada de piñones
PREPARACIÓN
  1. En primer lugar, lava y tuesta los piñones en una sartén sin aceite hasta que estén doraditos y crujientes. Resérvalos.
  2. Corta las cebollas en plumas y saltéalas en una olla con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Cuando, pasados 5-7 minutos, la cebolla deje de picar y esté blandita, añade la col con un poco de sal y dale unas vueltas junto con el resto de verduras hasta que reduzca.
  3. Tapa la olla y cocina durante unos 15 o 20 minutos hasta que la cebolla y la col estén blanditas. Añade entonces la remolacha en dados con una pizca de sal y cocínala unos minutos junto con el resto de verduras.
  4. Añade dos vasos de agua y pon las verduras a hervir durante 15 o 20 minutos más.
  5. Tritura bien la mezcla de verduras.
  6. Ya tienes el plato listo para servir: solo tendrás que añadir los piñones reservados y a disfrutarlo!

 

NOTAS

En vez de piñones puedes utilizar cualquier otro fruto seco, semilla o unas gotas de aceite de sésamo tostado.

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies