Lasaña vegana de lentejas con verduras

Me encanta la lasaña -bueno, toda la comida italiana en general- pero siempre que comía lasaña tradicional, con su carne picada, su montón de salsa tomate y la clásica bechamel de leche y harina, me sentaba fatal. Y no me extraña! Mezclar harina, pasta, carne, huevo y leche es un bomba de relojería para el sistema digestivo. Y no me refiero a las calorías (porque yo soy de constitución delgada y no me engordo ni queriendo), sino a las toxinas que deja en el cuerpo y al trabajo que tiene que hacer el estómago, el hígado y los intestinos para poder digerir, asimilar y eliminar todo eso.

Como para mi comer es un placer y no quería renunciar a comer lasaña de vez en cuando, opté por crear una versión saludable, aunque igualmente sabrosa, con legumbres (en concreto, lentejas) en vez de carne (es decir, igualmente con mucha proteína, pero vegetal, además de hierro), con verduras, con menos tomate, con pasta sin gluten y con una salsa que se parece muchísimo a la bechamel clásica, pero que no tiene harina ni lácteos y además está hecha de verdura. Sana lo es y mucho, y contundente también. Es un plato vegano para los que, como yo, somos “de buen comer”, como diría mi madre…

Este plato, lógicamente, no es para hacerlo un día con prisas, sino para un día especial, para un día festivo o simplemente para un día en el que te apetezca meterte en la cocina (yo tengo muchos de esos días porque la cocina me relaja y me carga baterías). Y te aconsejo que cuando lo hagas, prepares un par de porciones más de las que te vas a comer en ese momento porque al día siguiente está igual de bueno o más aún!

Espero que te animes a hacerlo!!! Pasarás el test de cualquier comensal, vegano o no, hasta el de los italianos más exigentes 😉

A continuación te dejo una foto de la lasaña entera antes de gratinarla y después, justo cuando la sacamos a la mesa.

RECETA

Lasaña vegana de lentejas con verduras

Una forma divertida de comer lentejas que gusta a todo el mundo.

Raciones: 4
Tiempo de preparación: 1 hora y 15 minutos

INGREDIENTES
  • 1 paquete de lasaña (la cantidad de placas dependerá del molde)
  • 4 cebollas
  • 2 zanahorias
  • 1 trocito de brocoli
  • 1 bol de lentejas cocidas
  • 4 o 5 cucharadas de salsa de tomate
  • Orégano más cualquier otra hierba aromática al gusto (tomillo, romero, etc.)
  • 1/2 coliflor
  • Nuez moscada
  • 4 cucharadas de almendra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
PREPARACIÓN

Para la pasta

  1. Prepara la pasta de lasaña sin gluten siguiendo las indicaciones del paquete, añadiendo un poco de sal al agua.
  2. Una vez cocidas las placas déjalas en agua fría para que no se peguen y luego las puedas manipular. Basta con cocerlas unos minutos porque luego irán al horno durante más de 30 minutos.

Para el relleno

  1. Corta 2 cebollas a cuadraditos pequeños y saltéalas en una olla pequeña con un poco de aceite y sal. Cuando hayan perdido el picor, añade unas gotas de agua si hace falta, baja el fuego al mínimo y déjalas pochar durante al menos 15 minutos (hasta que estén melosas y dulces).
  2. Corta las zanahorias en juliana y añádelas a la cebolla con una pizca de sal, sube el fuego y dale unas vueltas para que suden. Añade a continuación el brócoli con el mismo procedimiento.
  3. Añade la salsa de tomate, el orégano y las hierbas aromáticas y deja que dé un hervor todo junto. Cocina durante unos minutos.
  4. Añade las lentejas y cocina un par de minutos más para que los sabores se integren. Luego reserva el relleno.

Para la bechamel

  1. Pocha 2 cebollas en una olla con un poco de aceite y sal. Deberán quedar muy melosas, por lo que necesitarán al menos 20 minutos de fuego lento.
  2. Añade los ramilletes de 1/2 coliflor (o 1 si es pequeña) con una pizca de sal y deja que suden.
  3. Cuando estén brillantes añade agua (sin que llegue a cubrir la coliflor porque nos interesa obtener una crema espesita) y deja que cueza la coliflor durante 20 minutos.
  4. Añade una pizca de nuez moscada y, si quieres, un chorrito de leche vegetal (le dará un poco más de consistencia).
  5. Tritura la crema. Tiene que quedar espesita, como una bechamel de harina.

Montaje del plato

  1. Unta un molde para lasaña con un poco de aceite, dispón una capa de lasañas, cúbrelas con el relleno, una capa de bechamel y repite esta operación varias veces. Las capas no deberían ser muy gruesas para poder tener unas cuatro capas de lasaña.
  2. Cubre la última capa con bechamel abundante y espolverea con una cuchara la harina de almendra.
  3. Gratina en el horno hasta que esté doradita por arriba.
NOTAS

En vez de salsa de tomate puedes utilizar tomates naturales o triturados, pero en ese caso tendrás que cocinarlos hasta que se evapore bien el agua. También se puede utilizar concentrado de tomate (en ese caso una cucharadita será suficiente).

Puedes utilizar el clásico molde rectangular o, como he hecho yo, un molde de plumcake, que ideal para 3 o 4 raciones (en función del tamaño).

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies