Pan de plátano macho

Igual no estás muy familiarizada/o con el plátano macho (también llamado “plátano verde”, “banana para cocinar” o “guineo”) pero es un alimento extraordinario:

  • es rico en potasio y magnesio;
  • contiene carbohidratos complejos;
  • tiene un alto contenido en fibra;
  • tiene un bajo índice glucémico (de hecho, no tiene un sabor dulce como el plátano maduro ya que más que a una fruta se asemeja a una verdura o un tubérculo, como la patata);
  • como la patata, cuando se cocina y se deja enfriar es un excelente prebiótico;
  • no tiene gluten;
  • y lo mejor: es ideal no solo para comer hervido o frito sino también para preparar panes y masas.

Aunque lo asociamos a la cocina de Centroamérica y África, el plátano es originario del sureste de Asia, llegando a Europa -se cree- a través de los árabes y a América a través de los españoles. Más tarde los portugueses lo llevarían a Brasil.

Hace unos años solo era posible encontrar plátanos machos en algunas tiendas especializadas en productos latinos y/o africanos, ya que en la cocina de esas culturas el plátano macho es muy utilizado. Sin embargo, hoy en día los encontramos en muchos establecimientos y grandes superficies y a un precio muy razonable (sobre todo considerando la magnitud que tienen!).

El plátano macho se cocina como una patata y, como tiene almidón, es un sustitutivo de la harina en masas y panes. Hoy en día abusamos de las harinas y de los cereales, lo que puede acabar provocando problemas intestinales, alteraciones en los niveles de azúcar, problemas de piel, sobrepeso y acumulación de grasas, etc. Sustituir la harina por el plátano macho es excelente para compensar estos excesos y sobre todo para personas con diabetes que tienen que hacer dietas bajas en azúcares.

Por eso te traigo la receta de un pan hecho con plátano macho, supersencilla (apta incluso para que los que piensan que no se les da bien la cocina;), rápida y muy nutritiva. Y por supuesto, deliciosa. Además no lleva levadura, otro ingrediente del que abusamos en general y que tienen que evitar sobretodo mujeres que sufran candiasis (algo que muchas en algún momento u otro hemos tenido).

Esta receta lleva huevos ecológicos. Si bien defiendo -porque yo misma he experimentado el cambio físico, emocional y espiritual que supone reducir e incluso suprimir el consumo de proteína animal- que no hay que abusar de los huevos, el consumo moderado y ocasional de huevos ecológicos -sobre todo por aquellas personas de constitución delgada, personas que tengan un gasto energético muy alto, incluyendo deportistas, o personas que sean propensas a tener los niveles de hierro bajo- no solo no es contraproducente, sino incluso recomendable. Como siempre digo: igual que no las personas no somos iguales, nuestra alimentación no puede ser igual para todos…

Eso sí, si comes huevos, como si comes cualquier otra proteina animal, hazlo con consciencia y respeto, comprando siempre productos ecológicos que aseguren una producción sostenible y responsable.

Este pan se puede comer con alimentos dulces o salados. Está delicioso para desayunar con crema de cacahuete y compota casera (un verdadero “desayuno de rey” o “reina”;) o en forma de sándwich con ingredientes salados: hummus con tomate y germinados, aguacate con semillas, paté de remolacha con rúcula, etc… las combinaciones son infinitas!

Y si te gusta variar también puedes hacer magdalenas. Si a la receta base le añades dátiles y nueces picaditas te quedarán increíbles de sabor y mucho más nutritivas. Comprueba tú mismo/a la textura y como crecen (sin necesidad de levadura!)

RECETA

Pan de plátano macho

Un pan delicioso tanto dulce como salado

Raciones: 2
Tiempo de preparación: 40 minutos (10+30′ de horno)

INGREDIENTES
  • 2 plátanos macho
  • 2 huevos grandes ecológicos (o 3 si son pequeños)
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de canela
  • 1C de semillas de amapola (opcional)
PREPARACIÓN
  1. Enciende el horno y caliéntalo a 200ºC
  2. Tritura todos los ingredientes menos las semillas y la canela hasta que quede una masa homogénea. Añade luego la canela.
  3. Vierte la mezcla en un molde engrasado (yo utilizo un molde de “plumcake”). Añade por encima las semillas de amapola, distribuyéndolas uniformemente.
  4. Hornea durante aproximadamente 30 minutos (pincha con un palillo para saber si está).
  5. Deja enfriar unos minutos antes de sacar del molde y al menos 1 hora antes de su consumo.
NOTAS

En vez de usar un molde grande, puedes utilizar moldes de muffins para hacer una especie de “pan de hamburguesa”.

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies