Porridge de amaranto con plátano

No hay mejor manera de empezar el día en invierno con un buen porridge, una crema de cereales y leche (en mi caso, leche vegetal) que puedes enriquecer como yo hago con frutos secos, frutas secas, semillas y/o especias. Incluso también con alguna compota o fruta caramelizada y algún endulzante natural. ¿No me digas que no suena bien?

Si quieres saber más sobre la historia y virtudes del porridge, te invito a que le eches una ojeada a mis anteriores posts: “porridge con frutas de otoño” y “porridge de arroz para el invierno”.

Entre los diversos cereales sin gluten con los que puedes preparar un porridge está el amaranto. No es muy habitual y seguramente no es tan conocido como su prima hermana la quinoa, pero es delicioso y muy energético y, por su textura, es ideal para hacer cremas dulces o saladas.

La semilla de amaranto procede de Centroamérica, donde se cultiva y utiliza desde hace, aproximadamente, cinco mil años. Para las culturas precolombinas que habitaban allí, el amaranto fue uno de los principales productos de su alimentación y tenía diferentes aplicaciones medicinales y terapéuticas. Para los aztecas, mayas e incas fue también la principal fuente de proteínas y tenía incluso connotaciones religiosas en ritos a sus dioses.

El amaranto, como la quinoa, es en realidad un pseudocereal, pues no solo posee características similares a los cereales, sino además un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, lo que también lo aproxima en valor nutricional a las legumbres. Además, es fuente de grasas saludables y posee una elevada proporción de fibra, así como de minerales, entre los que destaca el calcio, el potasio, el magnesio y el fósforo, y de ácido fólico. También es una buena fuente de vitaminas A, del complejo B y C y de compuestos fenólicos con poder antioxidante.

El amaranto es especialmente útil para tratar afecciones como la osteoporosis, el cáncer de colon, la hipertensión arterial, el estreñimiento, la insuficiencia renal crónica, la insuficiencia hepática, entre otras muchas. Desde luego, razones para incorporar el amaranto a tu dieta, sobre todo si sigues una dieta vegana o cuasi-vegana, no te faltan.

Cocinar el amaranto es muy fácil. Yo lo dejo en remojo en agua durante la noche y por la mañana lo hiervo con 1,2 medidas de agua por cada medida de amaranto con una pizca de sal durante 15 minutos. Pero si quieres preparar con él un porridge cocínalo mejor como te indico en la receta que verás a continuación, ya que está aromatizado con especias y enriquecido con leche vegetal.

Este desayuno no solo está delicioso, sino que además es muy completo y saciante, gracias a los frutos secos, las especias y el plátano caramelizado ¡Así da gusto comer sano! Te invito a que lo hagas en casa y me cuentes como te ha salido.

RECETA

Porridge de amaranto con plátano 

Un desayuno completo para empezar el día con mucha energía

Raciones: 2
Tiempo de preparación: 30 minutos

INGREDIENTES

Para el porridge:

  • 1 taza de granos de amaranto
  • 2/3 de taza de leche de arroz u otra leche vegetal
  • ½ taza de agua
  • 3 o 4 nueces picaditas
  • 2 cardomomos
  • 2 clavos
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Un trocito de cáscara de limón
  • Sal
  • Agave negro u otro endulzante natural

Para el plátano caramelizado:

  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de melaza de arroz
  • 1 plátano
  • 1/2 manzana
PREPARACIÓN

Del porridge:

Lava el amaranto y ponlo a hervir en una olla con la leche, el agua, las especias, el limón, las nueces y la sal. Déjalo cocer durante 10 minutos y añade luego las pasas. Déjalo cocer unos 10 minutos más hasta que esté blandito (se podría añadir un poco de leche al final de la cocción si hubiera quedado muy espeso).

Del plátano caramelizado:

Pon el aceite en la sartén y cuando esté líquido añade la melaza. Cuando el aceite con la melaza estén calientes (ojo que espesará) dispón el plátano pelado y cortado por la mitad longitudinalmente y la manzana pelada y cortada a daditos. Añade una pizca de sal y deja que se cocinen durante 10 minutos. Cuando esté listo apaga el fuego y reserva.

Emplatado:

Vierte el porridge en un bol o plato hondo y dispón por encima las frutas caramelizadas, unas pasas cortadas en trocitos y un poco de agave negro u otro endulzante por encima y unas pasas cortadas a trocitos.

NOTAS

En vez de aceite de coco puedes usar aceite de sésamo, de oliva o incluso ghee.

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies