Porridge de arroz para el invierno

Ya os he comentado en anteriores posts que los “porridge” son mi desayuno favorito y que los adapto a cada época del año (ver Porridge con frutas de otoño).

En invierno, un porridge calentito y bien cocinado es auténtico “comfort food” para calentar el cuerpo y hacer que se active a pesar del frío. Tod@s en general, pero sobre todo las mujeres y las personas de constitución delgada, necesitamos en las épocas más frías cocciones más largas y también evitar por la mañana alimentos fríos y/o crudos, ya que ello nos enfriaría el cuerpo, haciendo que nuestra energía disminuyese.

Por esa razón, mi porridge en esta época del año tiene siempre cereales integrales cocidos a fuego lento con alguna leche vegetal y combinados con semillas, frutos y frutas secos o frutas del tiempo también cocinadas, ya sea en compota o caramelizadas.

Desayunar así puede parecer muy laborioso y complicado de preparar, pero con un poco de organización y algo de previsión no lo es ¡os lo aseguro! El secreto está en prepararlo todo antes y por la mañana únicamente calentarlo.

Yo siempre explico que, para mi, el cambio energético más evidente que experimenté al cambiar mi alimentación fue precisamente cuando empecé a desayunar porridge en vez de las clásicas tostadas con una infusión. Os puedo asegurar que empiezas la jornada llena de energía y con una actitud muy diferente!!

La receta que os dejo en esta ocasión lleva arroz integral, chía, arándanos, plátano y nueces. No obstante, lo podéis hacer con cualquier otro cereal integral y con otras frutas del tiempo. ¡Atreveos a experimentar!

RECETA

Porridge de invierno con arroz 

Auténtico “comfort food” para empezar el día en invierno con energía y vitalidad.

Raciones: 4
Tiempo de preparación: 30 minutos 

INGREDIENTES
  • 2 vasos de arroz integral cocido
  • 1 taza de leche vegetal (arroz, almendra o avena sin gluten)
  • 3-4 cucharadas de chía hidratada
  • 1 taza de arándanos frescos
  • 1 taza de zumo de uva ecológica
  • 2 plátanos maduros
  • Cúrcuma
  • Sal
  • Clavo
  • Nueces peladas y “activadas”
PREPARACIÓN

De la crema de arroz:

  1. Pon el arroz cocido en una olla con la leche vegetal. Cuando coja el primer hervor baja el fuego y cocina de 20 a 30 minutos, hasta que esté bien cremoso. Añade agua durante la cocción si fuera necesario (en función de la textura que quieras conseguir).
  2. Cuando la crema de arroz esté lista, añade la chía, ralla por encima un poco de cúrcuma fresca previamente pelada, una pizca de pimienta y da unas vueltas para que los ingredientes se integren bien y la crema adquiera una tonalidad amarilla. Puedes añadir un chorrito de sirope de arroz si quieres darle un toque dulce, aunque ten en cuenta que llevará por encima el plátano y la compota.

De la compota de arándanos:

  1. Entretanto, lava los arándonos y ponlos en una ollita a hervir con el zumo de uva, una pizca de sal y un clavo.
  2. Cocina a fuego medio-bajo hasta que la mayor parte del zumo se haya evaporado y quede una salsa algo más espesa (aproximadamente 20 minutos).  El resultado es dulce con un ligero toque ácido. Si quieres compensar esa acidez, puedes añadir un chorrito de sirope de arroz.

De los plátanos caramelizados:

  1. Pon en una sartén antiadherente una cucharada de aceite de coco y cuando éste esté caliente dispón encima los plátanos cortados por la mitad longitudinalmente. Cocina a fuego medio vigilando que no se quemen.
  2. Cuando los plátanos estén doraditos por un lado, dáles la vuelta y caramelízalos por el otro. Reserva cuando estén hechos.

Montaje de plato:

  1. Sirve en el fondo de un vaso de vidrio o bol la crema de arroz, coloca medio plátano encima y sirve al lado un par de cucharadas de compota. Dispón encima algunas nueces.
NOTAS

Si no hay intolerancia al gluten se pueden utilizar leche de avena normal.

Para ganar tiempo por la mañana, prepara el día anterior la compota de arándanos y la crema de arroz, pero solo el paso 1, es decir, sin añadir la chía, la cúrcuma y la pimienta. Por la mañana como tendrás la compota lista, solo tendrás que poner la crema a calentar, añadiéndole las especias, y caramelizar el plátano, lo que lleva apenas 5 minutos. Podrías incluso llevarte el desayuno en un tarro o recipiente, ya que se mantiene caliente durante bastante tiempo.

Si quieres saber como “activar” las nueces consulta aquí.

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies