Sopa de miso con verduras y wakame

Si no conoces el miso te diré que es un alimento excepcional, un “must” en mi cocina y un componente indispensable en mi dieta. En invierno y en los días fríos de primavera y otoño lo tomo a diario como sopa y en verano lo utilizo más como condimento y como sustitutivo de la sal pues le da a las salsas, a los dips y a los pasteles y quiches salados una potencia de sabor inigualable.

El miso se obtiene a partir de la fermentación de la soja, que puede estar mezclada con un cereal. En función del cereal con el que se mezcle tendremos diferentes tipos de miso: hatcho, genmai, mugi o shiro miso. Los que más utilizo yo son el genmai para la sopa y el shiro como condimento. Ninguno de estos dos contiene gluten.

Al ser un producto fermentado, aparte de dar sabor a los platos, el miso tiene muchísimas propiedades beneficiosas para la salud. Por citar algunas:

  • Regenera y conserva la flora intestinal.
  • Mantiene la temperatura corporal estable. Es auténtico “comfort food” en invierno y su efecto es muy prolongado..
  • Ayuda a disolver el colesterol porque contiene ácido linoleico y lecitina.
  • Contrarresta los efectos de la contaminación y del consumo excesivo de alcohol y tabaco.
  • Tiene muchas enzimas, que ayuda a la digestión, y es rico en proteinas. Las proteinas que tiene el miso ayudan a que se puedan asimilar mejor las proteinas de los cereales.
  • Neutraliza los efectos de las radiaciones. Esto se sabe porque después de la bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki se observó que aquellas personas que habían tomado miso habitualmente tenían muchos menos problemas de salud que las personas que no lo habían tomado.

Así es que, como veis, tomar una sopa de miso es altamente recomendable para tener una salud fuerte. Y si me voy de viaje, me llevó mis sobrecitos de miso instantáneo para tomarme mi caldo de miso allí donde esté.

La receta que os traigo es muy sencilla de preparar y es deliciosa. Consiste simplemente en ir añadiendo una por una las verduras y finalmente el alga wakame y el miso. De los beneficios de las algas en general y del alga wakame en particular os hablé en mi receta de Olivada de Algas, así que te animo a que le eches un vistazo para conocer un poco más este supernutritivo alimento que nos proporciona el mar.

Del miso y de esta receta hablé precisamente en el programa de radio “Salud, Dinero y Humor” en el que colaboro cada semana (Radio Despí 107.2 FM). Te dejo el link al programa por si quieres escucharlo: Programa 5 (3/3/2017) “Salud, Dinero y Humor”.

RECETA

Sopa de miso con verduras y wakame

Auténtico “comfort food” para el invierno y los días de frío.

Raciones: 4
Tiempo de preparación: 20 minutos

INGREDIENTES
  • 2 zanahoria
  • 1 puerro
  • 1 pedazo de col blanca
  • 3-4 setas shiitake
  • Varias tiras de alga wakame
  • 2 cucharadas de genmai miso
  • Sal
  • 3 o 4 vasos de agua
  • Cebollino
PREPARACIÓN
  1. Corta las verduras en juliana y las setas shiitake en tiras. Pon el alga wakame en remojo.
  2. Saltea primero el puerro en un hilillo de aceite de oliva con una pizca de sal durante unos minutos.
  3. Seguidamente, cuando el puerro esté tierno, añade la zanahoria y hazla sudar añadiendo un poco de sal.
  4. Cuando la zanahoria y el puerro estén blanditos, añade la col y saltea siguiendo el mismo procedimiento.
  5. Cuando las verduras estén brillantes, añade el shiitake, corrige la sal y añade dos vasos de agua.
  6. Cuece durante unos 15 minutos hasta que las verduras estén muy blanditas.
  7. Añade las tiras de alga wakame hidratada en trocitos y cocina durante dos o tres minutos.
  8. Retira la sopa del fuego y añade el miso.
  9. Espera un par de minutos para se integren los sabores y añade finalmente el cebollino fresco picado finamente.
  10. Sirvelo y disfrútalo en cualquier momento.
NOTAS

Para disolver el miso se pueden utilizar dos sistemas: (a) echar el miso dentro de un pequeño colador cuya base introduciremos en el caldo e ir diluyéndolo con la ayuda de un tenedor, o b) echar un poco de caldo en un vasito, disolver en él el miso con la ayuda de un tenedor y volver a verter ese caldo en la olla con el resto de la sopa. Yo prefiero el primer sistema porque me permite controlar la cantidad de miso que utilizo (la cantidad depende de la cantidad de agua y del sabor que queramos conseguir).

¿TE HA GUSTADO ESTA RECETA?

Suscríbete a TEDEKOKO y recibe periódicamente recetas, consejos sobre nutrición, las fechas de mis próximas actividades y mucho más


La finalidad de este formulario es poder enviarte más información, contenidos y recursos relacionados con la alimentación y el estilo de vida saludable, incluyendo talleres, cursos y/o cualquier otra actividad que pueda realizar. La base de legitimación es tu consentimiento, debes saber que los datos que nos facilitas serán almacenados en Mailchimp, ubicada en EEUU y acogida el EU Privacy Shield y el responsable de su tratamiento es Elena Molina López. Consulta mi política de privacidad para conocer más información, así como tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y objeción.

Imprimir
No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Bienvenido/a, estás en TEDEKOKO. Esta página web utiliza cookies para que tu visita sea perfecta. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento al uso de dichas cookies. Consulta aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies